Skip to content

Leyenda del Rey Midas

by en junio 12, 2013

REY MIDAS

Cuando Midas era un niño, una adivina le había dicho que conseguiría una gran riqueza. Mientras crecía, se convirtió en un rico y poderoso rey, pero nunca se conformaba con la riqueza y poder que tenía, siempre deseaba más (Stenchber, 2012).

Un día Sileno, un amigo del dios Dionisio, afectado por los efectos del vino, terminó quedándose dormido en el jardín del rey Midas. Cuando a la mañana siguiente los jardineros lo vieron, lo enviaron ante Midas. Silenio le contó muchas historias de países, y de su amistad con Dionisio. (Milhaud, 2010).
Después de una semana en casa del rey Midas, Sileno volvió con Dionisio, él estaba preocupado por no saber donde estaba su amigo. Ante la alegría por la vuelta de su amigo, Dionisio ofreció a Midas concederle cualquier deseo que quisiera como recompensa por cuidar de Sileno durante una semana.

midas1

Figura1. Midas, discusión. (10/1/2013)

La avaricia de Midas le atacó por completo, confesando a Dionisio su deseo: “Que todo lo que toque se convierta en oro”. Con esta petición, el deseo se convirtió en realidad. Tocó una rama partida en el suelo, y se convirtió en oro; cogió una piedra con su mano y ésta se convirtió en oro, tomó una manzana del árbol, y ésta se convirtió en oro. (Gónzalez, 2006).
En cuanto llegó el momento de celebrarlo, cogió pan, y se transformó en forma de oro en su boca, intentó beber un poco de agua, pero ésta se transformó en oro. No sólo todo aquello que tocaba con sus manos se convertía en oro, si no también todo aquello que se llevaba a la boca.

midas

 

Figura2. Óleo de Botticelli, en la que Midas, es juzgado.(nationalgeographic). (10/4/2013)

  Su desesperación le llevó a Dionisos, este le indicó que se bañara en el río Pactolus, y de esta manera terminaría el hechizo. Desde entonces este río fue rico en oro. (Céspedes, 2013).

Dionisio inmediatamente le obedeció y salió en busca del río. En el momento que lo encontró en lo alto de la montaña, puso su cabeza debajo de la fuente del río, y la maldición lo abandonó inmediatáneamente. Tras esa mala experiencia, el rey Midas se marchó de su palacio para perderse en los profundos bosques lejos de todo el poder y riqueza que toda su vida había perseguido. Aún así, su corazón no había sanado. (Pizarro, 2010).midas2

Figura3. Pintura donde Sileno preguntó a Midas que desearía. (trianguloequidlatere.blogspot) (3 de marzo de 2013)

Bibliografía

Grave, R. (1999). Dioses y héroes de la antigua Grecia. Madrid: Unidad Editorial.
Stencherber, B.C. (2012). El Castigo de Midas. Recuperado el 6 de marzo de 2013 de (https://picasaweb.google.com/lh/photo/LJl41rWqMpsgJpEPaeMJxNMTjNZETYmyPJy0liipFm0).

Milhaud. (2010). Midas, el oro y la maldición de la avaricia. Recuperado el 13 de marzo de 2013 de
http://www.recuerdosdepandora.com/mitos/midas-el-oro-y-la-maldicion-de-la-avaricia/

Gónzalez, J.A. (2006). Las orejas de asno del rey Midas. Recuperado el 13 de marzo de 2013 de
(http://www.digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/4605/1/2551975.pdf).

Céspedes, J.A. (2013). La ambición del rey Midas. Recuperado el 27 de febrero de 2013 de
(http://enologia.blogia.com/temas/15-dionisos-mitologia.php).

Pizarro. (2010). El rey Midas. Recuperado el 6 de marzo de 2013 de
(http://www.buscadores-tesoros.com/t4221-todo-lo-que-tocas-se-hace-oro).

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: